Búsqueda
Imprimir
Búsqueda de distribuidores
load google maps

Temas de máximo interés

08.10.2012

Lubricación de cadenas

La óptima lubricación de cadenas garantiza seguridad y costes favorables. Como componentes mecánicos, las cadenas permiten la transferencia de los movimientos y las fuerzas de tracción. Una lubricación de cadenas óptima influye de manera notable en el comportamiento de desgaste y, por lo tanto, en la vida útil de una cadena.

Estructura y funcionamiento de una cadena

Las cadenas de rodillos se utilizan en la mayoría de los casos en el sector técnico. Las articulaciones de la cadena se componen de placas interiores y exteriores, que están conectadas por medio de pernos. Los pernos de las placas internas se encuentran en manguitos, a su vez asentados en un rodillo. Este rodillo provoca una reducción de las fuerzas de accionamiento y del desgaste durante el funcionamiento de la cadena.

Los mandos por cadena se realizan a través de un piñón de accionamiento, una cadena, un tensor de cadena y una rueda de cadena. La fuerza de tracción se transmite a la cadena a través del piñón de accionamiento. Esta fuerza se absorbe en la cadena por las placas y por los pernos, que tienen contacto lineal con los bujes, y a través de los bujes contacto con los rodillos. El verdadero movimiento de la cadena se realiza cuando se desvía sobre la rueda de la cadena.

Lubricación de cadenas

Una lubricación de cadenas óptima influye de manera notable en el comportamiento de desgaste y, por lo tanto, en la vida útil de una cadena. Estudios estáticos han demostrado que alrededor del 60 % de todos los defectos de las cadenas se puede atribuir a una lubricación incorrecta o insuficiente.

Con el fin de lograr una lubricación efectiva en cada proceso de lubricación se debe aplicar una cantidad suficiente de lubricante debe en las articulaciones de la cadena. En este caso el lubricante debe pasar a través de una ranura estrecha entre las placas para penetrar en la articulación de la cadena. El consumo de lubricante es relativamente bajo.

El lubricante siempre debe aplicarse en los bordes de la placa. Para los mandos por cadena a una velocidad de hasta 3 m/s la lubricación se puede llevar a cabo a mano o por goteo. Aquí el aceite se aplica con pincel, aceitera, aerosol o aceitera de goteo. El lubricante se debe aplicar solo al lado superior de la placa. Las más altas velocidades de cadenas requieren sistemas de lubricación automática.

En la lubricación a mano y por goteo, la cantidad de lubricante debe ser suficiente para evitar el envejecimiento demasiado rápido del lubricante dentro de los intervalos de relubricación. En la lubricación manual de una cadena de movimiento continuo debe realizarse la relubricación al menos una vez al día o, si es posible, cada ocho horas de funcionamiento.

 Criterios de selección de lubricantes de cadenas

Debido a la estructura y funcionamiento de las cadenas, exclusivamente en el área de fricción mixta surgen en la aplicación diversos problemas como la abrasión del material en contacto lineal, movimientos de vibración y golpes, altas presiones superficiales en las placas y pernos, así como los efectos de las influencias ambientales tales como temperaturas altas o bajas, polvo, humedad en el funcionamiento de la cadena. Como consecuencia se producen unos requisitos elevados a los lubricantes de cadenas empleados.

Adhesividad
El lubricante no debe ser expulsado en los puntos de desviación de la cadena donde se presentan fuerzas centrífugas altas.

Capacidad de regeneración
Los restos de lubricantes y residuos envejecidos de efecto abrasivo pueden conducir a un alto desgaste. Estos deben disolverse por el lubricante y deben expulsados de las articulaciones.

Estabilidad a alta temperatura
Dado que la decisión se hace a menudo a favor del mando por cadena, el lubricante tiene que mantener su operatividad completa debido a las altas temperaturas de aplicación en estos rangos de temperatura.

Protección anticorrosión
es importante para todas las cadenas utilizadas en condiciones de corrosión para evitar la oxidación de los elementos de la cadena.

Protección contra los medios
es decir el lubricante debe ser resistente a los ácidos y lejías o a los gases agresivos.

Tendencia a la coquización
A temperaturas más elevadas, los aceites minerales tienden a formar residuos que aumentan considerablemente el desgaste o pueden bloquear la articulación de la cadena a la inmovilidad.

Capacidad de humectación o de fluencia
Dado que los puntos de fricción están en el interior de las cadenas y los accesos de articulaciones son muy estrechos especialmente para las cadenas pequeñas, el lubricante de cadenas debe tener aquí una capacidad de fluencia excepcional (alto poder de penetración).

Protección antidesgaste
Debido al funcionamiento en el área de fricción mixta, las cadenas están expuestas a mayor desgaste. Por lo tanto la protección antidesgaste es de particular importancia. Para ello se añaden lubricantes sólidos, tales como MoS2, grafito o PTFE, que actúan de forma puramente física separando entre sí los elementos de fricción, aunque también puede ocurrir mediante paquetes de aditivo que mejoran las superficies.

Atenuación de ruido
Puesto que las leyes de seguridad en el trabajo no permiten fuentes de ruido innecesario, es importante prevenirlas seleccionando el lubricante correcto. En general, una mayor viscosidad del aceite base también causa una mayor reducción de ruido.

Compatibilidad con plásticos
Con frecuencia las cadenas tienen contacto con plásticos o que en parte consisten de material plástico, como p. ej. junta tórica cadenas. En este caso se tiene que tener en cuenta la compatibilidad con el lubricante.

Efecto hidrocapilar
Si una cadena se expone al agua, ésta penetra en los eslabones de la cadena. La tarea del lubricante de cadenas es evitar la corrosión, infiltrarse en el agua y desalojarla de la cadena.

Aplicación en la industria alimenticia
Para las cadenas que se utilizan en la industria alimenticia, los lubricantes son adecuados para las homologaciones correspondientes de la NSF.

Si tiene más preguntas acerca de la lubricación de cadenas, nuestro servicio técnico estará encantado de poderle ayudar.

Lubricantes especiales OKS para la lubricación de cadenas
OKS ofrece una amplia gama de lubricantes especiales para la lubricación de cadenas en diferentes condiciones de aplicación. Para la selección de un lubricante adecuado para su caso particular de aplicación puede consultar la tabla del producto adjunta.

Regresar a la vista general
  • Acordar cita para que le llamemos

  • Servicio técnico y de asistencia al cliente

    Servicio técnico y de asistencia al cliente

    • +49 (0) 8142 3051 - 637